Avilés: 985 56 02 92 - Gijón: 985 36 35 22
Avilés: 985 56 02 92
Gijón: 985 36 35 22

Cáncer de Próstata

La Clínica del Dr. Castellanos cuenta con los mejores sistemas para su detección, diagnóstico y tratamiento.

Es el cáncer más frecuente en el varón y diagnosticado, cuando está localizado, puede ser curable. Es muy importante realizar un examen periódico por un urólogo incluyendo:

    • - Una exploración física (Tacto rectal). Se aprecia la consistencia y se descartan nódulos duros o endurecimiento general de la próstata que son sugestivos de Cáncer.
    • - Ecografía del aparato urinario. Es una exploración indolora y sirve para valorar el estado de los riñones y vejiga y para medir la próstata. Hoy se considera una exploración imprescindible.
    • - Analítica con PSA. Su elevación puede sugerir la existencia del cáncer de próstata, (aunque no es específico de él y puede elevarse también en la hiperplasia benigna y en la prostatitis).
    • - Fluxometria: es una prueba que mide la fuerza del chorro miccional durante la micción. Nos da una información mas objetiva de cómo orina el paciente, y nos sirve para ver la evolución del problema en el futuro. Se realiza habitualmente en la consulta.


Depresión

BIOPSIA DE PRÓSTATA


Si el PSA está elevado, o se aprecia una zona dura en la próstata durante la exploración física, se debe de realizar una biopsia de próstata, para diagnosticar la posibilidad de un Cáncer.

      Esta se realiza habitualmente mediante control ecográfico y se utiliza anestesia local o sedación.

 

      Posteriormente el material extraído, lo analiza un anatomopatólogo, que emite el informe del resultado en un plazo corto.

 

NOVEDAD EN EL DIAGNÓSTICO DE CÁNCER DE PRÓSTATA


En nuestra clínica, realizamos también el test del PCA3, que es la detección de un gen en la orina que se estudia, tras la realización de un masaje prostático, totalmente indoloro y que evita realizar biopsias innecesarias.

El análisis del gen de cáncer de próstata 3 (PCA3) es un análisis genético. No es un sustituto del antígeno específico de la próstata (PSA). Es una herramienta adicional para ayudar a decidir si en hombres con sospecha de tener cáncer de próstata (Ca P), con un PSA comprendido entre 4 y 10 ng/mL, es realmente necesaria la biopsia de próstata para diagnosticar el Ca P.

El PCA3, a diferencia del PSA, es específico del cáncer de próstata. Esto significa que sólo es producido por las células del Ca P y no está afectado por el tamaño de la próstata. Discrimina mejor que el PSA entre Ca P y enfermedades prostáticas benignas/no cancerosas como la hiperplasia benigna de próstata (HBP), o la prostatitis ( inflamación de la próstata).

      Por lo tanto, el PCA3 ofrece información muy útil, además del PSA, para decidir si la biopsia es realmente necesaria.

 

Una puntuación de PCA3 alta, indica una mayor probabilidad de una biopsia positiva, es decir, de detectar la presencia de células cancerígenas en la próstata. Una puntuación de PCA3 baja indica una menor probabilidad de una biopsia positiva.

Interpretación del resultado del análisis de PCA3

El análisis PCA3 es muy fácil de realizar: después de hacer un tacto rectal (TR), algunas células cancerosas con niveles altos de PCA3 pasan de la próstata a la orina. Se recoge entonces una muestra de orina. Esta muestra de orina es enviada a un laboratorio para determinar la puntuación de PCA3. Si la puntuación de PCA3 es baja, la biopsia puede retrasarse o finalmente evitarse. De este modo, “el análisis de PCA3 puede ayudar a evitar muchas primeras biopsias innecesarias” y la posible incomodidad y complicaciones que estas implican para los hombres (dolor, sangrado e infecciones).

El análisis de PCA3 también puede usarse en hombres con una o varias biopsias negativas anteriores para predecir la probabilidad de que otra biopsia resulte positiva, en otras palabras, para evaluar la necesidad de otra biopsia.

Si se realiza una biopsia y resulta ser positiva, la puntuación de PCA3 puede usarse como información complementaria para predecir el riesgo preoperatorio de progresión del Ca P y la necesidad de un tratamiento precoz.

CÁNCER DE PRÓSTATA


El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en varones y la segunda causa de muerte por cáncer. Su incidencia aumenta con la edad. Generalmente evoluciona sin dar sintomatología hasta en etapas avanzadas de la enfermedad. Este hecho hace que sea muy importante su diagnóstico precoz para poder realizar un tratamiento con intenciones curativas.

Una vez confirmado el diagnóstico mediante la biopsia, el paciente es considerado como de bajo, medio o alto riesgo, según el Gleason o grado de agresividad de la célula tumoral, indicándose el tratamiento más oportuno en cada caso.

Actualmente se dispone de múltiples opciones terapéuticas en este tipo de tumor que hace, que el tratamiento sea “a medida” de cada paciente en concreto.

      • 1. Vigilancia activa: en casos seleccionados de buen pronóstico, se puede optar por no realizar ningún tratamiento, estableciéndose un seguimiento estrecho del paciente mediante controles de PSA y biopsias prostáticas programadas. En aquellos en que se confirma una progresión significativa durante el seguimiento, se opta por un tratamiento activo.
      • 2. Cirugía (prostatectomia radical): consiste en la extirpación de la totalidad de la glándula prostática y vesículas seminales, asociándose en algunos casos a una linfadenectomia de los ganglios pelvianos. Esta intervención se puede realizar por vía abierta (cirugía convencional) o por cirugía laparoscopica o robótica. La cirugía continúa siendo el tratamiento estándar de los tumores organoconfinados, obteniéndose excelentes resultados a largo plazo.
      • 3. Braquiterapia prostática: consiste en la implantación permanente de semillas radiactivas en el interior de la próstata a través de la región perineal (Braquiterapia de baja tasa), estando indicado en tumores de bajo riesgo. En tumores de riesgo medio o alto, se puede optar por implantes no permanentes (Braquiterapia de alta tasa) asociándose a radioterapia externa o tratamiento hormonal. Es la técnica con la que se obtienen mejores resultado con respecto a la conservación de la potencia sexual.
      • 4. Radioterapia externa: actualmente se disponen de aparatos que permiten una focalización muy precisa de la dosis de radiación en el órgano diana, reduciéndose notablemente los efectos adversos de este tratamiento. La radioterapia se aplica en la próstata y, según el grupo de riesgo del paciente, en las cadenas ganglionares pelvianas.
      • 5. Otros tratamientos locales: en algunos casos pueden estar indicados otro tipo de tratamientos como terapias por congelación (crioterapia) u otras terapias focalizadas todavía no consolidadas (HIFU).
      • 6. Tratamiento farmacológico: en pacientes con tumores en estadio avanzado es necesario realizar un tratamiento con terapia hormonal (bloqueo androgénico), ya que el Cáncer de próstata es generalmente hormonodependiente.
      • Los pacientes afectados por Ca P, se deben someter a una vigilancia periódica con controles del PSA, T. rectal, pruebas radiológicas: Ecografía, TAC, RNM e isotópicas (gammagrafia ósea) en algunos casos ante el riesgo de recidiva.

 

¡NUESTRA CLÍNICA CUENTA CON LA COLABORACIÓN DE DIFERENTES CIRUJANOS EXPERTOS EN CADA TIPO DE CIRUGÍA,
ASÍ COMO CON RADIOTERAPEUTAS!

RECOMENDACIONES


El Cáncer de próstata, puede tener un componente hereditario y si se conocen antecedentes familiares, se deben adelantar las revisiones a los 40 años.

Una revisión anual de la próstata a partir de los 50 años, puede detectar la existencia de un Cáncer de Próstata, no conocido, cuando esta localizado y salvar la vida del paciente si se elige el tratamiento adecuado.

      Además del PSA, son importantes el tacto rectal y la ecografía.